• Daniela Delgado

13 técnicas de estudio para aprender y aprobar sin mucho esfuerzo

- Subrayar -

Ante las interminables guías y libros de estudio, no hay técnica más práctica que un correcto subrayado. Con rotuladores de colores podrás ir destacando los puntos más relevantes que puedan servirte de guía porque sabemos que no todo es indispensable, así que vamos a sectorizar.

- Crea tus propios apuntes -

Esta es una de mis estrategias de estudio favoritas porque nadie va a poner algo en palabras que sea más entendible que lo que tú mismo dices.

Así que busca una buena libreta de notas o algunas hojas sueltas y empieza a anotar, preferiblemente con alguna estructura, esos apuntes que serán claves para que comprendas todo el tema.

- Mapas mentales -

Desde hace algún tiempo se le ha dado una fuerza mayor al apoyo visual para mejorar el estudio y es eso justamente lo que se puede conseguir con un mapa mental.

La idea es que seamos capaces de organizar todo el material y ofrecer una relación sencilla entre cada uno de ellos.Los mapas mentales pueden ayudar a memorizar un tema muy extenso y sin apenas generar esfuerzo.

- Fichas de estudio -

Algunos métodos de estudio se han creado poniendo mayor énfasis en ciertos objetivos, como es el caso de las fichas de estudio.

Si les aplicas algunos colores podrías conseguir resultados mucho mejores a la hora de enfrentarte al trabajo de memorización.

Son realmente útiles para repasar una vez que ya has leído y comprendido el temario, te ayudan a sintetizar los conceptos más importantes y memorizar de manera más fácil.

- Ejercicios prácticos -

Muchas áreas de estudio se dividen en dos fases de acción: la teoría y la práctica.A sabiendas de que muchas veces la teoría es abstracta y cuesta dominarla sin poner en práctica lo visto, lo mejor es apostar por los ejercicios.

- Test y exámenes -

Para el que busca cómo aprender más fácil, los test y exámenes son herramientas de alto apoyo, sobre todo en los últimos momentos.

Gracias a su uso seremos capaces de determinar cuáles áreas están cubiertas y en cuáles necesitamos enfocarnos con mayor ahínco antes de presentar la evaluación final.

Con internet, trabajar esta técnica es mucho más fácil ya que existen numerosos bancos de pruebas gratuitas para practicar.

- Brainstroming -

Esta es una técnica que no solo sirve para estudiar, sino que es aplicada en muchas oficinas para ejecutar proyectos de trabajo. El objetivo es que todos los miembros de un determinado equipo generen ideas con respecto al tema de estudio y conseguir así destacar los puntos más relevantes.

Estos se pueden ir apuntando y utilizándolos más adelante en conjunto con otra técnica, como la de los mapas mentales.

- Enseña lo que has aprendido -

Tener capacidad para explicar lo que se ha aprendido es uno de los métodos de aprendizaje mejor valorado.

Esto se debe a que cuando podemos organizar las ideas para presentárselas a un tercero, nuestra memoria afianza aún más los conceptos.

- Reglas mnemotécnicas -

Son técnicas que permiten asociar los conceptos que necesitamos estudiar a otros que se nos hagan más fáciles de recordar.

Cuanto más ridículas sean, más fáciles de recordar ya que nos producen gracia.

- Organizar el estudio -

En este punto lo que se plantea es cómo el hecho de tener una correcta planificación facilita todo el proceso y ayuda a enfocarse. Es una de las técnicas de estudio más importante.

Al crear un horario de estudio estamos organizándonos y asignándole mayor tiempo a las asignaturas que así lo requieran, es importante ayudarse de una agenda escolar para optimizar la organización y comprobar los avances en el estudio. De esta manera, maximizamos el tiempo invertido en función de las tareas y no trabajando sin un rumbo que nos dé carreras de último minuto, sírvete de una agenda del 2020 para llevar un control de tus tareas.

- Dibujos -

Lo visual siempre es útil para impulsar el trabajo de la memoria, pues a veces se nos hace más fácil recordar imágenes y gráficos que letras y letras.

Además, si se aprovecha complementar estos con otras técnicas de estudio como los mapas mentales, los resultados serán verdaderamente positivos y, en general, no produce mucho más trabajo.

- Hablar en voz alta -

En ocasiones, decir las cosas en voz alta puede ayudar a recordar mejor lo que se ha leído.

Esto se debe a que tenemos facilidad para “grabar” más rápidamente lo que escuchamos que los propios pensamientos.

Así que siempre aprovecha de hacer lecturas en voz alta cada vez que puedas, hacerte preguntas y respuestas y comprobar si te sabes la materia o no. Ayúdate de las fichas para estudiar para esta tarea y mejorarás tu memoria.

- Organiza el material de estudio -

Así como es importante manejar un horario de estudio, la organización del material de estudio también es fundamental.

Si a la hora de ponerte a revisar lo que necesitas tienes que dedicar media hora a recolectar las guías, hojas, conseguir el lápiz y después sentarte, ya tendrás un agotamiento físico y mental que no te dejará sacar el máximo provecho.

Una acción muy sencilla es tener una carpeta asignada para cada asignatura y colocar todo lo que corresponda dentro siempre.



19 vistas
Asesores en Tecnología para la Educación, S.C.
Derechos reservados 2020