• Daniela Delgado

Cómo saber para qué soy bueno.

1. Define el estilo de vida que quieres vivir.

Es clave que determines qué estilo de vida quieres tener, pues es el paso que fundamenta tus decisiones futuras.

Todo lo que decidas debe ser coherente con el estilo de vida que sueñas. A qué hora quieres despertarte todos los días, cuántas horas quieres trabajar, qué te gustaría comer, en dónde quisieras vivir, con quién te gustaría compartir, te gustaría viajar constantemente, vivir fuera de tu país. Escríbelo y léelo diariamente.

Esto se incorpora de manera directa a tu cerebro. Así te motiva y empiezas a dirigir tus acciones diarias hacia lo que deseas.

La idea es que seas lo más detallado que puedas, de tal manera que tu cerebro pueda crear una viva imagen de lo que quieres para tu futuro cada vez que leas lo que escribiste.

Si existe algo en tu vida que no te gusta, cámbialo. Los cambios comienzan con estas pequeñas pero importantes tareas.

2. Define tus gustos y pasiones.

Suena muy obvio, pero para muchos es uno de los pasos más complejos.

Has tenido ese sentimiento en el que sabes que te gustan muchas cosas pero realmente no sabes cuál de todas esas te apasiona. No te preocupes, es algo normal. Lo importante es que inicies haciendo una lista de todas las cosas que verdaderamente te gustan o te gustaría hacer en tu futuro.

¿Profesionalmente estás en el campo que te gusta?, ¿en qué temas o áreas te gustaría ser un experto?, ¿existe algún tema que te gusta pero lo consideras muy complejo?

Analiza y escoge las más importantes para ti. Siempre y cuando estén relacionadas con el estilo de vida que definiste.

3. Busca fuentes de conocimiento.  

Puede que tu trabajo consuma todo tu tiempo y energía, haciéndote creer que no tienes espacio para hacer nada más. Sin embargo, la única manera en que puedes descubrir lo que quieres es investigando.

La lectura es el arma más poderosa, no solo para aprender sino para automotivarte. Entre más conozcas sobre un tema especifico, despertarás interés por él o lo dejarás definitivamente.

Usualmente olvidamos nuestras pasiones porque parte de nuestra rutina diaria, como un trabajo extenuante, las responsabilidades en la casa y la televisión, nos distraen para no pensar en ello.

Busca información en internet, blogs o foros relacionados con el tema que te apasiona, puedes comprar un libro, o incluso darle Like a una página de Facebook; cualquier medio que prefieras y sea fácil acceder para ti.

4. Toma acción.

Aunque parezca sencillo, para entender cómo saber para qué soy bueno, debes hacer algo muy importante: tomar acción.

Normalmente indagamos pero son muy pocas las personas que dan el siguiente paso. La idea de esta búsqueda es que tomes decisiones y empieces a cambiar aquellas cosas que no disfrutas por aquellas que sí. No se trata de abandonar todo lo que tienes o has logrado por lo que te gusta, aunque algunas personas toman este riesgo, no significa que todos tengan la misma suerte y estemos en condiciones para hacerlo.

No obstante, sí puedes empezar a modificar tus actividades diarias de tal manera que empieces a llevar el estilo de vida que sueñas. Sentirás un cambio positivo en tu rutina, tendrás motivos y entusiasmo para realizar tus tareas diarias. Paso a paso podrías descubrir la manera de dejar todo aquello que no te gusta y empezar a vivir haciendo las cosas que realmente disfrutas.



6 vistas
Asesores en Tecnología para la Educación, S.C.
Derechos reservados 2020